viernes, 27 de diciembre de 2013

Bipartidario de dividir el Estado entre más de tres... entre todos podemos.

Nos tienen reprimido nuestro derecho a gobernar, nuestro derecho como pueblo al patrimonio de todos, y eso es algo que nos amarga la existencia como seres inteligentes un poco más. Como cuando nos echan la culpa por algo que no hemos hecho, ni mucho menos por haberlo roto como si el gobierno procurase dejar todo como estaba pegando los trozos que se han caído por la crisis, pero el problema es que nunca ha estado nada bien.
Y es que en el momento que entra el poder en juego a manos del dinero es seguro que se va a corromper por todos los costados posibles cual dique apunto de estallar por donde se van saliendo a espuertas la financiación de un país, y lo malo es que siempre quedan perforaciones o goteras lo cual empeora más aún la situación.

Supongamos por un instante que no pagamos nada, ni impuestos ni por las necesidades básicas -o incluso por coger el metro. Aún así, aunque pudiéramos "retirar" ese dinero con el que ya cuentan algunos, a medida que nos lo van encareciendo todo más, sería injusto ver que unos puedan permitirse más por el lujo de poder robar cuando eso ni es un derecho ni mucho menos un oficio aunque cada vez empiezo a creer más que el oficio de ladrón es más noble que el de político.

Todo un sistema que se viene abajo desde hace mucho tiempo atrás, y que encima no genera beneficios porque no saben -o no les interesa- invertir en otra cosa que no sean sus cenas de nochevieja y viajes al extranjero que, por cierto, deberían viajar líderes que al menos supieran hablar algo el inglés. Y encima recortan en educación por si no hubieran habido generaciones que se quedaban atrás en lengua extranjera y pronunciación. Pero claro, en lugar de hacer las cosas bien, ponen a cualquier tonto a hacer una redacción absurda en inglés y luego tan contentos. ¡Qué vergüenza!

¿Que acaso no puede decidir cualquiera qué es lo que necesita el país? Todos excepto quien debería decidirlo, quien ha sido elegido "democráticamente" (como si supieran de verdad quién es quién realmente). El arte de "engañar" no es fácil, pero es que hasta en eso les sale mal, total "mientras no me vea la mayoría".

¿y quién va a ser luego el listo que tenga que venir a solucionar todo esto como siempre? El pueblo, en efecto. Es por eso que hay que hacer un rápido llamamiento a vísperas de un nuevo año de duras elecciones que, como aún muchos desconocerán, viene siendo dominado por un bipartidismo muy radical y que ni aún votando a terceros para que se echen los trastos entre más, parece que vaya a cambiar nada. 

Las soluciones que se dan aquí presentes no se tendrán en cuenta a menos que la inteligencia social vaya pensando por sí misma qué medidas debería tomar que, dios no lo quiera, podría acabar de alguna forma de revuelta social como mejor alarma para cambiar las cosas... otra vez.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Pro derecho a la vida.

Las mujeres defienden, y bien que lo hacen, sus derechos ya que no solo cada uno tiene que luchar sus propias batallas, sino defender entre todos lo que es justo y correcto.
Pero creo que en el asunto se malinterpretan un par de cosas. Empezando por el "Mi cuerpo mis normas", ya que no se trata de su cuerpo el que está en juego, sino el de una vida en proyecto con todo un futuro por delante.

Si bien puede estar más o menos justificado un aborto cuando se trata de embarazos no deseados por violaciones, futuros problemas de parto o incluso malformaciones en el feto, no está justificado defender un derecho que pretende poner fin a una vida no nata.
Y es que, aquí, en occidente, se piensa que la vida empieza desde el nacimiento, con el "cumpleaños 0", pero aún con todas las atrocidades que hacen en oriente, tienen una mentalidad bien diferente hasta en China donde aún tienen un problema con el machismo y está mal visto tener niñas chinas (supongo que por eso hay tantas ahora por el mundo). Y es que se cuenta la vida desde la concepción, por lo que si conocen a un chino seguramente sea 9 meses más joven de lo que dice ser. También tienen una cultura y unas creencias de lo más respetables como la que comparto del budismo, que cree en la reencarnación (como los hindúes) que es la perfecta metáfora del respeto por la vida ya que piensas que hasta una lombriz puede ser tu difunto padre y, por eso, en su mayoría, son vegetarianos igual que la gran parte de la población mundial (mayoritariamente los pobres).

Pero lo que nos concierne, es que el derecho a la vida esté por encima del derecho a lo que es un burdo asesinato aunque no lo queramos ver como tal en occidente, es así. Toda vida que no siga su transcurso natural por fuerzas externas, a manos de quien sea, es acabar con el derecho tan legítimo como es el derecho a la vida, por encima del derecho a la educación, sanidad, vivienda digna o al de jugar.
Si bien las proabortistas defienden su derecho como madres a, bueno, no serlo, hay siempre un padre involucrado en la concepción (a ser posible con amor) que puede estar o no presente de la misma forma como puede estar o no de acuerdo. Pero claro, debería estar legislado quien no quiera o pueda encargarse por motivos económicos o sociales del crío para que otras familias que no pudieran tener bebés pudieran tener uno sano con todo un proyecto de vida por delante, quien sabe, quizás ese niño pueda convertirse algún día en alguien importante.

Lo que parece que no saben, es que ese embrión siente lo que la madre siente, vive a través de ella, come y hasta adquiere gusto por ciertas comidas lo que seguramente se traduce en el estado de la madre como "antojos". A partir de las 12 semanas, el proyecto de bebé ya puede oír además de sentir lo que sucede a su alrededor y poco a poco aprende y desarrolla memoria que generan sus primeros recuerdos. Y, además de todo esto, está el impulso natural de las mujeres de ser madres quienes no deberían tomar nunca una mala decisión de la que se podrían arrepentir toda la vida por tener un derecho que no beneficiaría nada a las futuras generaciones que están por llegar.

Hoy en día ya hay métodos de sobra para, quien no quiera tener un hijo, no concebirlo: preservativos, dius, píldoras anticonceptivas, ascetismo, ser feo... ¿por qué no quitarle seriedad al asunto? Puede que porque no sea nada a tomarse en broma, quizás la vida de muchos niños esté en juego, y no hay nada como la sonrisa de un niño jugando feliz en una familia estable, así que ¿quiénes somos nosotros para acabar con ese derecho a la vida que tenemos todos desde mucho antes de nacer?

domingo, 1 de diciembre de 2013

Internet y la conexión con el resto del mundo

La historia de la humanidad ha sido un continuo avance llena de logros. Cada necesidad suplida como la alimentación es un tiempo que se nos ahorra para estar pendientes para otras cosas. Para mejorar.
Pero es algo que no se deja de trabajar nunca, como la agricultura que nos haría volver de la ciudad al campo de no ser por la inmigración que algunos no desean, no sé a qué santo.

Hace no mucho, el ser humano tuvo la necesidad y la brillante idea de conectarse con todo el mundo por una red a la que llamamos hoy internet y que nos ha abierto esa barrera de necesidad por encontrar a gente para cualquier fin, gente a fin a nuestros gustos y con los que podríamos compartir muchas cosas ya fuera trabajo o amor. Sin barreras ideológicas ni barreras si quiera físicas salvo la del desconocimiento del otro para cuando hasta las barreras del idioma pueden no ser importantes...

Pero hoy en día se están desaprovechando unos recursos en red que podrían ayudar a encontrar mejor las cosas ya que, con tanta gente y tantas páginas, a veces es difícil encontrar a aquella persona de interés o aquel vídeo o texto que podría resultar interesante para gran parte de la población.

Hacen falta recursos humanos, aunque gobiernos y estados crean que no. Hacen falta lectores de información, traductores, recomendadores y hasta probadores para orientar a un público que no se conforma con el panorama comercial que se extiende para un abanico amplio de generaciones. Se necesitan representantes literarios, productoras audiovisuales, y asociaciones de todo tipo que sirvan para agilizar las cosas.

¿De qué sirve tener una conexión con TODO el mundo, si no sabemos sacarle partido a ello?