martes, 27 de mayo de 2014

El paso de información 0

La información no solo tarda en llegarnos, sino que esta tarda en salir. Desde el más remoto inconsciente del ser humano y el saber social que un pensamiento implica, desde que sale de en boca de alguien hasta entrar en oídos de otro (o de uno mismo) tarda en llegar. Tardas en ser consciente hasta de tu propia corriente de pensamiento. El flujo por el que se procesa la información es la misma que intercala un "¿Qué?" entre oír y escuchar, entre asimilar y entender, pero cuidado, asimilar nunca es la respuesta aceptable ante todo lo que te están diciendo.
Vivimos en un mundo de constantes estímulos que interfieren y chocan a todas horas con nosotros, desde las ondas de radio hasta los neutrones solares. El sol emana millones de neutrones desde el núcleo a, evidentemente, la velocidad de la luz, pero aún así tarda casi 8 minutos en llegar a nosotros. ¿Cuánto tardarán las decisiones políticas importantes en salir? Ya no en llegarnos, hay gente que no se entera ni de los cambios sociales hasta que no ven reasfaltar su calle de abajo.
En este tipo de decisiones se decide la vida humana, y no creáis que es mentira. Lo que puede tardar una nueva legislación de una medicina para un paciente tratable lo mata. El que un político acabe con otro por un asunto de parcelas o motivos económicos a rentar es una cuestión que se lleva a cabo consciente aunque -por mucho que nos quisieran hacer creer- fuera un acto de un inconsciente.
Que un político haya decidido retirarse y salga por ello en las noticias diciéndolo es una información que ha tardado en darse, pero habiendo una buena nueva de este tipo ¿cuánto tardará esto en repetirse?

lunes, 12 de mayo de 2014

Ocio de internet (el olvido de las recreativas) y la recreatividad

A lo largo de los años se ha baticinado el fin de cada medio de comunicación con la aparición del siguiente como es la televisión con la radio, pero hoy aún en día la seguimos usando... la radio me refiero. Con internet y las computadoras pasó lo mismo, se ha ido dejando de lado la tele para estar al día en internet, hecho que se ha convertido en nuestro mayor tiempo de ocio más que cualquier otro pasatiempo ya que lo tenemos al alcance del teléfono móvil... otra red de comunicación, por cierto.

Pero de lo que quiero hablar es del tiempo que estamos cediendo de ocio, cuando antes íbamos a sitios para quedar tras llamadas tardes por teléfono que no aceptaban un no por respuesta, ya que era la única forma de relacionarse socialmente.
Ahora el ocio se ha convertido en una actividad nocturna, y con el paso de la edad se dejan de lado las actividades deportivas como practicar el baloncesto en un parque o salir simplemente a dar una vuelta charlando con los amigos.

Si bien es cierto que ya nadie irá con asiduidad a las recreativas, es seguro que puedes tener un amigo con una casa prácticamente como una, con sus videojuegos cada vez más realistas que, por desgracia e irónicamente, nos alejan más de la realidad.