lunes, 16 de junio de 2014

Múltiple personalidad internacional multicultural

¿Mi único delito es querer saber más y más sin motivo aparente?
 Hacker norkoreano antes de ser fusilado.

Solo quería saber la receta del Kentucky Fried Chicken.
Hacker chino.

Yo solo quería saber si las aletas son de pollo y si los pollos tienen alitas o no.
                                            Rubia en el KFC

A veces lo que me gustaría saber es por qué el pollo no cruzó la calle antes de que lo atraparan.
Aristóteles en la edad contemporánea.


jueves, 12 de junio de 2014

Carta al Príncipe Felipe o A. Última carta Príncipe Felipe.

A. M. Príncipe Felipe. Emmo. Príncipe. Atentamente le envío esta carta como suma de los comentarios sobre decidir la sutileza de su modernismo para con el país y reafirmar así su estado dentro del propio para decidir si asienta o no su cabeza la corona del país al que pertenece, España, península ibérica sin Portugal y las Islas de Gran Canaria, las Palmas y Baleares...
Sugeriría que diluyera primero su afán por coger el relevo en la escala sucesoria (y su idea de que pertenezca por herencia un trono bien ganado) para dar la imagen de modernidad que anuncian para hacer un referéndum sobre si debemos votar los españoles por no solo una corona, sino lo que más creo que preocupa a los españoles: elegir o no un presidente de estado. Consolidar un país es llevarlo, no a la ruina, sino a la prosperidad como tal mediante la unión que como dicen hace la fuerza.
Quiero señalar primero a la gente que tiene menor conformidad por sus ideales conservadores con motivo de que su talante real se ve mermado por una imagen descuidada de barba de siete días.
Por otra parte, todos sabemos que si su reina M., hasta la fecha del tres de mayo de dosmilcatorce, hubiera llevado su poder griego consigo no habría acabado en la ruina de templos y la quiebra y desesperación de sus conciudadanos.
Al país lo ha asolado una penumbra de austeridad y gravísima crisis que ha sido pretendidamente solucionado con recortes e impuestos sobre las rentas mayormente afectadas ya que son las que teniendo menor patrimonio no pueden permitirse ser expropiados o multados con sumas desorbitadas que pondría en los cielos la decisión de cómo afrontar esa deuda de dinero, Mientras la justicia cierra los ojos frente a las riquezas en formas de billetes de 500€ que se reparten en forma de beneficios netos desde una cuenta en los alpes de Europa.
Recomendaría quizás volver a las Ptas. O, en su defecto retirar directamente las monedas, se gasta mucho en metales y el cobre es necesario. No pueden estas desaparecer por las calles mientras que los euros se multiplican para con sin razón haciendo más ricos a los más avaros.
¿Cómo es posible que haya una votación para la abstención del rey pero no otra para decidir si queremos a los mandatarios, ya no solo al príncipe en la sucesión real, sino si queremos si quiera seguir siendo gobernados por un organismo de gobierno corrupto que no representa más que la ilegitimidad del pueblo por el derecho del poder de quien se supone suyo puesto que suponemos que vivimos en una democracia y no en una autarquía?
Aún por las calles se pueden ver residuos de la eterna guerra que se perdió aquel día del 16 de febrero de 1936. Si bien mucho se perdió por la desorganización, como las mentes corrompidas por la separación de la izquierda y la derecha incluso entre gente de la misma familia, hoy en día no solo existen los medios para organizarse sino que estamos todos de acuerdo que aquí nadie quiere la violencia. Quizás algún guardia civil desinformado pero bien entrenado para defender a quien no debería. Pero para estas próximas elecciones, sino ha abdicado también su majestad en favor de la futura reina Leonor, es preferible que gane España algo más que multas y leyes absurdas y que, en pos de una mejor comunidad, vote usted a quien deba y opte por hacer lo correcto en todo momento. Creo que no es difícil, aquí pensamos que con escuchar al pueblo llano de verdad y responder sinceramente creemos que todo es posible, pero si lo que necesitamos es precisamente una nueva forma de gobierno por lo deslocalizada y descentralizada que está la decisión política (con favoritismos hacia unos pocos que podríamos llamar "nobles") difícil aunque no imposible será cambiar para llevar el país a mejor. Y ya no hablamos ni de pactar acuerdos con nadie, ni con el extranjero, etc, sino de ejercer la voluntad y utilizar sabiamente el patrimonio que tenemos. Y no solo hablamos de las riquezas que tiene el palacio real, sino las riquezas de un pueblo orgulloso y trabajador en lo suyo, y lo que no es legítimo del pueblo es la fácil corrupción por altos puestos empresariales y públicos. No si ello implica engañar al ciudadano, crear impuestos o dirigir su atención hacia otros medios mediante la prensa rosa y sensacionalista.
Señor Felipe, si bien estas revueltas parecen de solucionable fácil, ni una revolución se hace en una mañana ni un imperio se crea en un día y no parecería lo más sensato coger la corona condenada. El ser indignado no se contenta con nada, y menos mientras se le de la espalda, se enfrente a los ciudadanos entre sí y se les limite los servicios mínimos haciendo que provoque un estado de limbo entre un cambio que no llega y la solución para hacer bien las cosas punto por punto.
Un servidor no se la va a servir en bandeja, yo tengo las mías, pero me gustaría ver las suyas. Si es que la tiene, si es que tiene alguna carta.

Espero que le haya llegado esta a sus ojos y sus oídos primero.

Atte. Xto.
Fdo.

P.d.: Le declaro la guerra. Le declaro la guerra al derecho y a la justicia, a la ignorancia y la incompetencia, al Estado del pueblo español.
Las armas son las de siempre: los medios disponibles, la fuerza aunque sugiero que haga uso de su inteligencia como estratega. De qué bando se pone usted da igual, al medio día de las elecciones del  20 de diciembre del 2015 todo podría cambiar... o no. Pero a ver quién resuelve antes el problema del conflicto antes. Le desafío.

lunes, 2 de junio de 2014

El rey abdica

Y no son tontos, lo hacen en el momento en el que la monarquía no podía haber tenido peor fama. Y ahora pretenderán creer que se le puede dar un giro a la economía... pues a no ser que este sucesor nos saque con la espada empezando a rodar las cinco cabezas que lideran el cotarro político y a sus mandados secuaces de sus fauces corrupto-financieras poco podemos hacer.
Creo que sabemos muy bien lo que queremos y lo que necesita el pueblo , y puede que un poco de sangre joven no venga mal para España. Y yo me pregunto, ¿y sangrará azul?