martes, 15 de julio de 2014

Un día perdido

A veces creo que soñar es mucho más ilustrativo y práctico que estar despierto o fuera de cualquier texto. Leer no es solo un placer, es el negocio por donde se nos brinda imaginación visual a pesar de que no veamos más allá de letras. Y es que estas en un orden pueden hacerte ver cosas que ni aunque estuvieran dibujadas verías mejor... a menos que estés ciego, en cuyo caso no estarías leyendo esto sino oyéndolo, que para el caso es lo mismo.

Para mi quedan obsoletas ya las palabras que "lenguaje escrito u oral" significan. Para mi existe lo que es Lenguaje imaginativo, cuyo proceso lógico en el cerebro es el de crear una serie de imágenes con un propósito o fin que puede ir más allá de entretener como podría ser un Lenguaje explicativo que consiste en enseñar sobre algo en lugar de imponer. Por el contrario, los lenguajes que se llevan hoy en día son los contrarios: el Lenguaje creativo (creacional) que consiste en crear una idea o evitar que desaparezca mediante la duda y el Lenguaje disociativo, que consiste en la reiteración de imágenes que obstaculizan encontrar otros procesos lógicos cognitivos como quien dice "buscando la risa fácil" (o muchas veces enlatada). Allá donde se elige darle al espectador información manipulada o publicidad subliminal o indirecta es el tipo de lenguaje que  maman hoy en día a través de los ojos los niños que ven la tele, y ya puestos a decir, los adultos. Es un proceso de descerebralización que tanto se ha esmerado desde el sistema educativo en reforzar, perdón, alejar de aquello que podría significar un paso más allá de la corriente de pensamiento normal que, cómo no, está castigado o penalizado en las aulas o que no se valora y se evita en la tele. Sin embargo, aquel medio que es la literatura, no puede ser nunca embrutecido ni tan si quiera por la censura ya que esta está por encima de cualquier palabra malsonante o fuera de lugar.
Y yo me pregunto, si en la tele no dejan salir pezones ¿por qué los anuncios de champús dejan caer subliminalmente alguno?

jueves, 3 de julio de 2014

Manifestación

Está sonando ahora mismo como otra vez hace un tiempo las trompetas de los pitos de cuernos de plástico y silbatos del mismo material -quizás debí haber invertido en eso-, sin embargo no es en protesta por un ayuntamiento demás, si por la bajada de salarios ni la subida de precios de bien común, protestan por un centro de reinserción laboral y, al fin y al cabo, social ya que estamos todos dentro de lo mismo. Esperando a que hayan centros donde poder colaborar todos y hacer de este mundo un sitio mejor.
Pero sales a la calle y miras al suelo y no ves más que cucarachas y suciedad saliendo por todas partes, y es curioso porque esa suciedad es el ego que desprende la propia gente de las calles que les separan un media-alta de la casta. Y lo que pretende la política ahora es que nos echemos las culpas los unos a los otros por no saber organizarnos mejor... si en el fondo por eso perdimos la guerra civil.
Hace falta un líder, un ápice de esperanza e inspiración para saber dirigir a la gente para hacer las cosas bien, y si parece idealista la idea, ya solo por el nombre Podemos parece que vaya a cambiar las tuercas y de un capote a los mafiosos de la derecha y la izquierda de los medios. Ni que la clase media se representara realmente mediante tantas obras que hay que hacer, ni los empresarios verán fomentadas sus ideas y sus inversiones aunque generen trabajo porque hay quien coja su dinero por todos los impuestos directos o indirectos.
Hace falta una doble vía, una forma de asegurarse a dónde van a parar los impuestos que tú eliges pagar y si no quieres marcar la casilla de la iglesia que dios te bendiga, y si decides no tributar estarás siguiendo el ejemplo de los políticos actuales, pero si queremos hacer bien el trabajo y no mancillar el noble oficio del periodismo (no el de saber decir las verdades a medias o ocultar información a la sociedad media) todo lo que tenemos que hacer es trabajar bien a pesar de que nos hayan quitado hasta ese derecho.
Según una encuesta, en España se trabajan más y horas y se paga menos que en otros países de la unión europea, y estoy seguro que seríamos los primeros en cabeza de tener un registro de las capacidades creativas que tenemos cada español para resolver problemas y llegar a acuerdos, ya que al fin y al cabo tiene que ir la empatía en ello para poder hacer las cosas mejor creyendo en un bien común.
Por eso es por lo que me manifestaría yo si tan ávidos son los manifestantes de hoy en día. Porque veo que la lucha va muy lenta, y que hasta que no vea en las calles gente defendiendo los derechos de los animales (que no ya de los propios humanos tan corruptos como su corazón) no saldré a la calle a protestar. Qué vergüenza me dan algunos que acabo sabiendo de ellos, con lo feliz que se vive en la libertad de la ignorancia...

Odio tanto la sociedad actual...

que no me da tiempo escribir todo lo que tengo que criticar.