domingo, 22 de noviembre de 2015

Un suicidio lento, asistido por las armas.

¿Saben lo que espero de la sociedad?
Espero que cuando no pueda más, esté en mi casa encendiéndome el último porro, me quede mirando en el reflejo de la pantalla de la tele apagada y al coger la escopeta para volarme los sesos por no poder más con nada, con mi día a día, ni con mis fines de semana de vagar perdido sin saber a dónde ir, salten las alarmas y me lleguen al móvil en ese momento una oferta de trabajo que podría estar perdiendo en el futuro, el mensaje de disculpas de alguna ex o la gracia de un comentario que hice a algún conocido alguna vez en la calle, tan solo el recuerdo, pedir algo que no es difícil de encontrar, pero sí difícil de captar. Y que como todo eso falla, porque evidentemente la sociedad no estalla ni reacciona ante una muerte, menos ante un suicidio, mas siendo la que asesina a gente o les presta las armas y cierra los ojos para que se maten, no puedo menos que imaginarme cogiendo el arma y pegarme un tiro.
Por suerte, en mi sociedad no hay armas, no hay.

jueves, 19 de noviembre de 2015

III World War (o La Primera Gran Guerra)

Nota: Y digo la primera teniendo en cuenta que podría ser la última.

Como hemos estado viendo, habrán conflictos internacionales que ya se han dado, sumando y restando a las potencias más importantes diferentes fuerzas de países.
Es probable que otra gran fiebre se cobre la vida de muchos más inocentes de los que lucharán en el frente. Pero ésta parecerá ser una guerra que no tenga fin, donde se decide si dejar de luchar contra el sistema petrolífero actual, o por el contrario crecer, aprender de los errores y no empezar el que sería seguro el apocalipsis mundial.

Japón parecerá estar en contra de China, a pesar de tener una privilegiada zona, en última instancia se aliará con sus amigos y cercanos compatriotas, con los que comparten hasta símbolos en su idioma.
China se involucrará en la guerra de oriente, y Rusia ya estaría preparada para un ataque masivo y militar.
EE.UU. sin embargo se reservará sus fuerzas para sucumbir a cualquier estado a su poder, siendo los primeros que dan un paso al frente, y retroceden dos cual Vietnam, solo que con los calzoncillos blancos como bandera.

Nadie quiere un acontecimiento de tales y proporcionadas dimensiones, pero lo que no se cuenta es lo que pasa por detrás y debajo de todo esto. Una guerra que, recordemos el avance tecnológico que se vive y se mantiene en secreto, podría derribar, derrocar y acabar no solo con cualquier ejército mediante invasiones tácticas, sino de hacer volar por los aires cualquier nación solo con escarbar un poco en la yaga.

Los nipones podrán abrir una brecha en una herida formada naturalmente en las cuevas abisales de Las Marianas, con arañas mecánicas controladas por radiocontrol. Frecuencias difícilmente detectables por su posición geoestratégica, en las que se implicarán en excavaciones y generarán explosiones en el fondo del mar con el fin de llegar, si no es por alguna vía o conducto, mediante movimientos de tierra y oleajes, a su destino, calculado previamente por calculadoras chinas.

Pero, ¿por qué será la Gran Guerra? Porque en esto se implicarán también hasta los animales.
¿Piensan que las palomas no jugaban un papel importante en las guerras de antaño? ¿O los caballos, perros y otros animales? Pues se equivocan.
Respecto a internet será más seguro mantener alertados con "tweets de guerra", enviados por albatros -quizás- para enviar mensajes que puedan recorrer largas distancias. De la misma forma, habrán sido entrenados animales marinos como focas y delfines, -mamíferos- por rusos, que compartirían el agua helada para combatir y contrarrestar a niveles mucho más superiores pero igualmente en el fondo del mar, detonaciones y otros artilugios colocados a nivel acuático. Donde no lleguen los rusos, llegarán sus mascotas entrenadas para aguantar más grados, nadar más rápido y aguantar la respiración sin ni si quiera llevar artilugios. En cuanto estos perros marinos detecten algo inusual allá habrá un experto artificiero tratando de desactivar dicha bomba.

Mientras tanto, quien pensaba que esto iba a ser cosa de días, el ejército secreto estadounidense se prepara para hacer uso hábil de sus no probadas -debido a la falta de tiempo- máquinas de matar, constituidas básicamente por robots y androides capaces de entrar en batalla controlados por un humano de la misma forma que cientos de drones serán los emisores de frecuencias detectables pero imparables efectos secundarios debido a su más que probable, sino posible, inmolación sin consecuencias de muertes para las vidas que manejan a miles de kilómetros dichos costosísimos nuevos aparatos de guerra.

A todo esto cabe destacar que no sé muy bien quién estará en contra de quién, ni si los espías sufrirán graves consecuencias, o los hackers informáticos. Pero si a todo esto no le tenemos en cuenta que La América que todos piensan es la que le da a la máquina de hacer dinero, cabe añadir el factor de "bomba electromagnética" o lo que sería lo mismo, realizar un apagón -seguro- en un punto y momento crítico de la guerra por parte de Rusia para que ni los aliados puedan establecer conexión informática. Esto se sumará al caos colectivo de pueblos y gente inocente que no sabrá que hacer, y saldremos a las calles, si no es por la guerra, por que no nos quedará otra cosa más que hacer que volver a los tiempos de nuestros abuelos y padres cuando no existía internet alguno y las guerras se luchaban afuera, cuerpo a cuerpo, cara a cara, como nos necesitamos y queremos hacer sin tener que pedir a gritos en silencio desde el ordenador de nuestras casas que necesitamos ayuda, estamos solos, y no sabemos no solo lo que hacer sino a dónde vamos, qué será de toda esta guerra, y si habrá servido de algo.

Cuando los supervivientes salgan de sus búnkers, quizá aún quede algo de esperanza por lo que luchar.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Tipos de personas según: la comida.

Hay tres tipos de personas:
las que comen cinco veces al día, las que no pueden comer cinco veces al día y las que creen que hay que comer cinco veces al día... otra cosa que no sea, al menos, cuatro de ellas fruta.
Seis de cada siete veces a la semana no sería carne. Y que dos de cada cuatro veces al mes al menos debería de ser pescado.