jueves, 28 de abril de 2016

Mejor dormir de día, hasta tarde, quien puede, o trabaja de noche

https://www.facebook.com/ayayaytv/videos/1022666094479268/

Estoy cansado de los políticos y de la no política

Estoy cansado de que se le de importancia al político y no a la política, de que los medios de comunicación (incluido internet) no solo no le den el espacio que se merece sino que no le ponen el nombre ni el resumen de lo que se defiende en ningún lado.
Más cansado estoy de que hagan mucho de "política" los políticos de turno, mucho politiqueo de palique pero no hablan nunca nada. Y ahora se echan las culpas entre cuatro, a tres bandas, porque ya hay uno que ni participa ni toma parte del asunto.
Que ahora "ahorren" en gastos de publicidad, sabiendo quienes son, porque son los mismos de siempre, ya que eso es lo que le cuesta al ciudadano. Les da igual hacer otras elecciones, porque las hacemos y las pagamos los mismos pringados de siempre, el pueblo llano.
Ya no más. De verdad. Estoy y estamos cansados, hablo en nombre de otros tantos porque no somos capaces ni de hablar ni de tener voz porque no nos la dan, porque no nos la conceden, cuando lo que hace falta es gente de verdad hablando mal, soez, vulgarmente, porque es así como hablamos, para defender lo que de verdad nos importa.
Porque la política no es hacer nada, hasta disolver las cortes, para seguir chupando y chupando hasta llegar ahí para ganar sin hacer nada. Y luego las putas somos nosotros. Me cago en los diputados, en el congreso y en el nombre. Así, en minúscula todo.
Y si tienen que dimitir, que dimitan. Pero luego no digan que hay pocas chicas defendiendo qué intereses. Porque lo que tendrían que hacer es repartir las riquezas, no los intereses de gasto de los bancos. Repartir los bienes y patrimonios, organizarlos, no lavarse las manos antes o después de limpiarse el culo con el dinero lavado en negro.
Porque que tengamos que pagar justos por pecadores es la política que se ha hecho desde siempre. La austeridad es solo para el que se tiene que apretar el bolsillo para dejar de vivir la vida que tiene derecho a vivir, y porque como siempre, a costa de unos pocos, no podemos hacer la política real, de verdad (recuperar la "democracia" degenerativa que sigue) y que nos chupan y arrebatan como sabandijas y sanguijuelas que son los chupatintas chupasangre.
Déjense de palabrerías y tonterías que no llegan a nadie, porque no sirve de nada ver debates si no dicen, defienden y proponen propuestas para cambiar las cosas que de verdad les importa al pueblo, que somos todos los que hablamos mal, preocupados, porque estamos hartos de lo mismo de siempre.

martes, 26 de abril de 2016

Caducidad de la energía nuclear: 500 años.

Desde que finaliza, aunque con normalidad, una planta nuclear, hasta que termina la vida del núcleo radioactivo pasa medio milenio. Ya sin entrar en las consecuencias de un posible desastre, la vida de éstas oscila, según su nivel de seguridad, entre 30 y 50 años. El estado español ha alargado la caducidad de éstas 10 años más y apuesta, no solo por eso, sino por poner un impuesto a las energías renovables.
¿Estamos locos?

lunes, 25 de abril de 2016

Cuando hasta el fiscal y el abogado de oficio son unos corruptos

La justicia es ciega, la democracia inexistente y los políticos corruptos, eso sí, éstos, por lo visto están haciendo (bien, según quién) su trabajo. Sin embargo, los fiscales y abogados de oficio, como me he visto últimamente envuelto por circunstancias que no vienen al caso, no solo no defienden ni se posicionan ante nadie sino que priman el dinero al sentido de la justicia, que más que ciega es sorda, manca y cojea del pie derecho.
Todo esto por no hablar de lo que es seguro que es la banca, otra cosa no salvo la creación de expectativas de trabajo mediante la media del cobro de un empleo proletario y coaccionado por el capitalismo y la falta de crédito, por no hablar de credibilidad, que parte y nace desde los propios políticos al pueblo, que aún así cumplen su papel de representar pobremente al paupérrimo pueblo.
Y es que la banca y la política están más unidas que nunca, de hecho se dan la mano, y parece que lo único que no escapa a su alcance es la justicia, motivada eso sí únicamente por intereses bancarios, digo económicos.
Hace nada pude oír por mi propio crédito algo a lo que no daba a entender cuando se me pedía tal cantidad más por mis expectativas de trabajo, que tenía y que dejé por motivos propios, que por la justa realidad. Cuando dejas un empleo por principios, el banco no entra en pérdidas, pero no da crédito cómo sus expectativas ante un "cliente" caen en picado y pasa a sobrevivir de sus ahorros (los del banco), mientras que sus cajas de ahorros de los que invierte se ven mermadas por su falta de criterio, de inversión y de redistribución lógica de capital.
Lo que es del pueblo para el pueblo... no para unos pocos.
¿Y qué pasa? Que estamos ante la mayor recesión de la historia. Pronto (de aquí a unos veinte años) especulo -sí, esa cosa que no se debiera hacer pero se hace y hoy por hoy es la única forma que entiende la banca de ganar dinero, creando burbujas- que de aquí a unos veinte años empezarán a morir las grandes fortunas, si no han muerto ya, y pasarán a formar parte de los herederos, eso sí, no vaya el problema a difuminarse o fracturarse entre los hermanos. Una herencia que quizá debiera ser de todos, salvo la cultura, que ya es de todos, aunque al parecer, según las industrias, no. Y pasa, y pasará, como en los antiguos reinos donde se partían y quebraban la estabilidad entre los descendientes.
¿Qué pasa con los accionistas y otros sino tan corruptos maleables empresarios honestos que han invertido su tiempo en las diferentes empresas? Pues, seguramente, que les despiden. ¿Y dónde deja a uno el capital público, invertido por todos? Pues, traspasado mediante transferencia o al portador de billetes gordos, en las manos ensangrentadas de los hijos de corrompidos y traficantes.
¿Y dónde está la democracia que lucha por sobrevivir y salir adelante como si nunca la hubieran dejado respirar? Pues luchando por su supervivencia... espero.