martes, 23 de mayo de 2017

Problemas del mundo 0: El empresario rico

Hay cuentos que quiero contar que son más una crítica, así que ahí va:

Érase un hombre tan rico, tan rico, tan rico que cuando salió de sus oficinas llegó y se sentó en el escritorio de su mesa un sábado por la tarde. ¿Cómo descansan exactamente los multimillonarios? Cabría preguntarse. Si no trabajan, ¿pierden dinero?
Un hombre que ha renunciado a todo por seguir ganando dinero que no podría gastar en su vida ni en la de cuantos hijos pudiera tener si se pasara el resto de su esterilidad conciviendo.
¿Qué hace un hombre multimillonario para descansar? ¿Tiene un "después del trabajo"? Si es él el dueño del trabajo, ¿trabaja cuando quiere?
Quizá busque gente en la que invertir, pero no podrá ver tantos canales de internet ni artistas por mucho que le dedicase su descanso al ocio.
Siendo tanta gente, y tan competitivos, ¿por qué mira siempre los avances de internet como una amenaza mundial como si se acercara la última gran guerra? ¿Acaso habrá una última guerra, tecnológica, que no pueda hacernos llegar a la paz nunca? ¿Preferimos la guerra? Desde su casa, el hombre con grandes colecciones de escopetas antiguas y armas que solo le servirían de un apocalipsis o una revolución en su casa, asiente. Dice que sí.
Pero, ¿Y estás preparado?
Un trombón de varas desmiente su seguridad.
Pero el hombre, quien se ofende, a quien podríamos llamar Sir -eso le parece mejor- tiene tanta seguridad que ni un capo de la mafia traficante de coca, marfil, speed y derivados blancos como podrían ser los lácteos (su base encubierta) podría entrar en su casa, preocuparle por intrusiones que pudieran ver ante las cámaras sus oficiales -sí, oficiales porque el estado sabe sus chanchullos para evadir impuestos y los pasa por alto- y llegar hasta su cara y hacerle lamer su culo con su lengua. El actor se negará a esto si hicieran una versión audiovisual.

Pero, ¿de qué trabaja? ¿Y por qué tanto? Para qué. Creo que no le contaron nunca la historia del pescador y el empresario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario